Compartilo!

*PUEBLOS ESCLAVOS DEL MIEDO*

*Pedir a Dios fuerzas para NO ELEGIR EL MIEDO*

*Benjamín Franklin: “Aquellos que sacrifican libertad por seguridad no merecen tener ninguna de las dos”*.
Cuando éramos niños les teníamos miedo al ” cuco” a la ” pora” de Gonzálito, o al ” Pombero” ,que si no pagas *TE COME* algunos que deberían cuidar al pueblo, utilizan esto MIEDOS para dominar o apropiarse de tu VIDA y de la de tu familia.

Los patéticos que usan a un estado para intimidar? Que son? NO debes ELEGIR EL MIEDO si quieres progresar y ser feliz.
Seres codiciosos, ambiciosos y oscuros que no tienen la capacidad de persuadir de convencer, que nacieron deficientes para entender que quien siempre vientos cosechará tempestades? Están en tiempo de ” descuento ” …

¿Te pasó alguna vez qué tus miedos gobernaron?
Que esos miedos se hicieron dueño de tu vida, convirtiéndola en un infierno miserable?

¿De qué miedos somos esclavos?

¿Somos conscientes de que la clave del éxito no solo reside en lo que decidimos hacer sino también en lo que decidimos NO hacer? Hoy me gustaría plantear este artículo bajo la premisa de NO hacer alguna cosa, en concreto “no ser esclavos de nuestros propios miedos”. Soy consciente de que darle a nuestro cerebro la orden de “no” hacer alguna cosa no es muy efectivo, pero para el tema que querría desarrollar, su reflexión podría ser el inicio de un cambio de paradigma.

Probablemente coincidiremos en que los verdaderos miedos no siempre proceden del exterior. Circunstancias reales y concretas, ajenas a nuestro control pueden despertar nuestro temor en un momento determinado de nuestras vidas, pero no por ello despertar en nosotros el rol de “esclavos” de nuestros sentimientos y emociones. Ante estas situaciones concretas un enfoque práctico y una estrategia directa pueden ser la clave para superarlas.

En cambio, cuando los miedos proceden de nuestras creencias, de nuestra manera de ver el mundo y a nosotros en él podemos llegar a despertar en nosotros un rol de “esclavos” de nuestros propios miedos sin ser plenamente conscientes de habernos instalado en él. En la Roma clásica también llamaban addictus a sus esclavos. Para algunas personas, permanecer en este rol de “esclavos” puede ser menos peligroso que asumir el rol de “dueños de sus propios miedos” y como adictos a ese rol, buscar el cambio les genera tal ansiedad que siguen asumiendo ese rol que les “limita”.

Una de las preguntas que me viene a la mente para profundizar en este tema sería: ¿Qué miedos me esclavizan? ¿En qué situaciones me hago “esclavo” de mis propios miedos? o formuladas de otra manera ¿De qué miedos querría liberarme para seguir avanzando? ¿Para lograr mis sueños? ¿Para expresar a alguien mis sentimientos? ¿Para ser autentico?…

La mayoría de nosotros, en algún momento de nuestra vida, hemos sido prisioneros de nuestros propios miedos. Más que prisioneros hemos sido esclavos de nuestros miedos. ¿Qué significa? Que no sólo nos han limitado sino que han ejercido tal poder que se han convertido en nuestros dueños y hemos hecho o dejado de hacer lo que creíamos era correcto o queríamos hacer por miedo a cambiar nuestro rol. Nos hemos vuelto pasivos y sumisos ante estos miedos. Hemos permitido que marcaran el rumbo de nuestras decisiones.

Benjamín Franklin: “Aquellos que sacrifican libertad por seguridad no merecen tener ninguna de las dos”.

¿Te ha pasado alguna vez qué tus miedos te han gobernado?

¿Qué se han hecho los dueños de tu vida?

.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com